INTOLERANCIA AL GLUTEN Y SENSIBILIDAD AL GLUTEN ¿Quiénes integran nuestra comunidad?

Todos los que integramos la comunidad celíaca tenemos algo en común: la intolerancia al gluten que se encuentra en el trigo, avena, cebada y centeno.

Sin embargo, esta intolerancia no la manifestamos de la misma forma. Hay quienes no presentamos síntomas o incluso quienes no tenemos la enfermedad sino una predisposición genética a padecerla.

Incluso hay quienes sin tener la enfermedad manifiestan los síntomas típicos de esta dolencia a quienes calificamos de “intolerantes al gluten no celíacos”.

En cualquiera de los casos lo que nos une es la necesidad de mantener una dieta libre de esta proteína para frenar posibles consecuencias desfavorables para la salud o revertir los síntomas que se presenten.

En Europa son millones las personas que sin padecer la enfermedad manifiestan una grave intolerancia a la ingesta de gluten aunque la intolerancia se produce de forma más lenta y discreta que en el celíaco.

Incluso algunas de las personas con esta sensibilidad o intolerancia pueden consumir pequeñas cantidades de gluten sin presentar síntomas. Esta es una de las diferencias con la enfermedad celíaca donde no estamos ante una alergia al gluten sino ante una intolerancia permanente a dicha proteína.

Los síntomas más comunes del intolerante al gluten no celíaco son: dolores abdominales, diarreas frecuentes, eccemas o erupciones en la piel, dolor de cabeza, fatiga y confusión, estreñimiento, náuseas y vómitos, anemia, adormecimiento o dolor de las extremidades o hinchazón abdominal.

 
 

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 
 
 
 
Ir a la barra de herramientas